Sin palabras

Me Caso y Me embarco es, oficialmente, un blog de bodas. Pero en realidad, podríamos considerarlo un blog sobre la vida. Porque las bodas no son, ni más ni menos, que un momento en la vida de los novios y sus familias.
Vidas que todos (yo la primera) consideramos garantizadas y casi eternas.

Y, sin avisar, de la manera más cruel, injusta y dolorosa posible, de repente sucede una desgracia como la de anoche en Santiago, mi Santiago, el lugar que me ha visto nacer, crecer, enamorarme, casarme. Al lugar donde, gracias al destino, tanto nuestra familia como nosotros, podremos volver. Un lugar que, por desgracia, ese mismo destino ha querido que para decenas de familias, sea ya una ciudad maldita donde perdieron lo que más querían.

Todos los gallegos estamos destrozados, sentimos una impotencia y un dolor indescriptible al ver las imágenes de ese cruce por el que hemos pasado mil veces, convertido ahora en la viva imagen del horror.

Cualquiera podríamos haber estado subidos a ese tren. Literalmente en algunos casos. Todos querríamos estar celebrando el día de Santiago. Pero entonces… la vida da un vuelco y todo cambia.

Los que habéis perdido a alguien en esta tragedia, no tengo palabras para vosotros. Nada puede decirse ante tal dolor.

Los que con nuestras familias estamos sanos y salvos, tenemos la obligación moral de aprender algo. De aprender que hay pocas cosas que de verdad importen en la vida más alllá de vivirla al máximo con aquellos que nos quieren.

Que las tres o cuatro cosas que de verdad importan, hay que disfrutarlas como si cada día fuese el último, en honor a los que anoche se quedaron sin esa opción.

20130725-120947.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>