Preparar una boda sin perder la noción del dinero

Una boda es un momento muy especial y dulce en la vida de una pareja.  De hecho, no lo es solo para los que se casan, sino para toda la familia y los amigos más cercanos.

Así que, cuando uno organiza una boda, tendemos a verlo todo de color de rosa, todo es  bonito y maravilloso, y, por supuesto, queremos que todo sea perfecto.  Y el concepto de perfecto ya no es una boda elegante donde la novia vaya guapa y la comida se sirva en un lugar con encanto. No. Ahora una boda solo nos parece perfecta si se parece lo más posible a las que se publican en el Vogue Novias, Telva Novias, o equivalentes online.  

No que yo tenga nada en contra de Telva y de Vogue Novias. Al revés, los disfruto como una niña y me encantó tenerlos en mi mesilla durante la preparación de mi boda. El problema es que las bodas cuestan un dineral.  Y las que salen en Vogue y Telva, más. Ya está, ya lo he dicho. Hablar de dinero será políticamente incorrecto, pero alguien tiene que hablar de ello: Las bodas son muy caras (lo repito).

money-and-ring1

Así que, si habéis decidido casaros, por favor, haced cuentas. Ya sea en una pizarra (como reconozco las hice yo alguna vez), o con un sofisticado archivo Excel como hace alguna futura novia que nos lee. Algunas cosas que os aconsejo tener en cuenta.

  • Aunque los gastos que nos suelen asustar por altos sean cosas como el vestido, las flores o el fotógrafo, el gran gasto de la boda es el banquete.  Vamos con un ejemplo: Menú de 140€/persona x 180 invitados = 25.200€. Ríete tu ahora de los 2.500€ del vestido, por poner un ejemplo. Por tanto, afinad bien el coste del banquete, porque en ello se va gran parte del presupuesto. 
  • No os comprometáis a gastos contando con los regalos de los invitados: Mucha gente os va a decir lo contrario, pero es irresponsable gastar más de lo que podáis asumir. Sumad vuestros recursos y lo que vuestros padres os hayan ofrecido si es el caso, y no os paséis de ahí. Si según se acerca la fecha empieza a haber regalos, siempre podéis contratar más cosillas.
  • Y, sin duda, el mejor consejo que os puedo dar: No perdáis la noción del dinero. Y os aseguro que la vais a perder. Es complicado no hacerlo. Porque cuando te pones a sumar… que si lo del banquete, que si el vestido, que si las flores… Pues te pones en Modo “Y total, ¿qué son 150€ más?” (cuando, normalmente, te piensas muy mucho gastarte cantidades bastante menores). Si a lo de “qué son 150€ más en una cuenta de 25.000€” le sumas el  ”si es que solo te casas una vez en la vida”,y  le añades un “si no lo hago ahora cuándo lo hago” , la mezcla es E-X-P-L-O-S-I-V-A. Así que, respirad muy hondo y romper el PIN de la VISA,  o mejor aún,  sed un poquito racionales.

Si lo pensáis con calma, os daréis cuenta de no tiene sentido hipotecarse por una boda para hacerla digna de una princesa. Porque no lo somos (bueno, si alguna princesa me lee, que me avise, qué ilusión), pero eso probablemente sea un punto a favor de lo que de verdad importa en una boda: Casarse felices y por amor y empezar un proyecto de vida en común. 

PD: Hablar de números, no siendo nada sexy, es muy necesario,por lo que pronto hablaremos de todos los gastos, concepto a concepto . Unos números rápidos para no asustarse ya “en capilla”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>