Cómo ayudar (de verdad) a la novia el día de su boda

Es sábado y tienes una boda.  Pueden pasar dos cosas: Que dicha boda sea un evento al que acudes por compromiso (un familiar lejano, amigos de tu pareja pero no tuyos…), o que estés absolutamente encantada y le tengas muchísimo cariño a la novia. 

Si eres el segundo tipo de invitada, normalmente ansías poder compartir con la novia el mayor tiempo posible y ayudarla en lo que necesite ¡Perfecto!  El único problema es que no siempre sabemos ayudar y, a veces, generamos el efecto contrario. Vamos a dar un pequeño repaso a 4 consejos básicos para hacerle la vida fácil a esa gran amiga/hermana/prima que se “nos casa”:

  • Opiniones, solo constructivas: Si vas a opinar delante de la novia sobre algo de la boda o de su look, que sea constructivamente. Y no, eso no significa que tengas que decir que todo está fenomenal. Eso significa que pienses bien si hay alguna acción posible  a realizar. Por ejemplo, si a 3 horas de la boda te parece que el peinado se lo han dejado más tenso de la cuenta, lo puedes decir. A 30 minutos, no debes, porque ya no habrá tiempo para arreglarlo y le darás un buen disgusto. 
  • No dupliques el trabajo de otros: Si la novia te ha encargado alguna tarea (desde llevar los anillos a ayudar a la gente a encontrar el autobús),  encárgate lo mejor que puedas. Pero si tú no eras personalmente responsable de un aspecto en concreto y ya hay otra persona  asignada, intenta no entrometerte. No hay nada peor que un exceso de gente diciéndole a los proveedores lo que tienen que hacer para garantizar un caos.

Wedding Symbols Hanging Retro Beige/Red Dots

 

  • Las fotos, cuando se pueda:  Ya lo sé, todas queremos una foto con la novia. Y si somos muy amigas de ella, no te quiero ni contar. Pero las bodas son muy largas, y uno de los peores momentos es cuando todo el mundo persigue a los novios al final de la ceremonia o en el principio del aperitivo para hacerse una foto. Os prometo que siempre hay oportunidades, cuando acaba el banquete, durante todo el baile… Y que los novios, si sois gente importante para ellos, os buscarán. Pero intentad no perseguirles y aumentar el agobio que, irremediablemente, algunos invitados no son capaces de controlar.
  • Las muestras de cariño, ¡con delicadeza!: Una novia suele querer que el día de su boda sea el que más guapa está en la vida. Y un buen vestido y maquillaje y peluquería lo vuelven realidad en la mayoría de los casos. Siempre que con los besos, abrazos, reabrazos, y pellizcos en las mejillas, tus propios invitados (aunque con buenísimas intenciones), te estropeen un poco el look. Así que abraza y besa, pero con cuidado de no estropear maquillaje y peluquería. Las novias lo agradecen, y mucho.

Seguro que todas las que os habéis casado, o habéis sido invitadas recientemente en una boda, habéis vivido este tipo de situaciones. ¡Con 4 simples consejos, le hacemos la vida más fácil a la protagonista!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>