Aunque esté de moda, no lo quiero en mi boda

En el mundo de las bodas, las modas van y vienen, como en casi todo. No solo me estoy refiriendo al vestuario de la novia, sino en general, a todo lo que se espera que pase en la misma. Lo mismo pasa con el protocolo, hay cosas que se van quedando obsoletas y nuevas costumbres que se instauran en el mundo nupcial.

Pero una cosa es que los protocolos se relajen y las modas cambien, y otra diferente es relajarse en exceso o pensar que en una boda, todo vale. Hoy quiero dejaros una lista de cosas que, por mucho que puedan estar de moda o aparentemente aceptadas, personalmente (negrita y subrayado) no comparto y no recomiendo.

  • Invitadas de blanco: No, no y no. Anda que no existen colores para elegir, que algunas se empeñan en ir de blanco. Y cuando digo blanco, me refiero  tanto a una prenda que de verdad sea blanca, como a las que lo parecen. ¿Tienes dudas? Pruébatelo y pide opinión a un chico: Si lo ve blanco (por mucho que tú lo veas gris perla o beige clarito), la novia también lo verá blanco. Nunca será parecido al vestido de la novia, pero ese color está reservado para ella, así que opta por las otras miles de tonalidades.
  • Invitadas demasiado informales: Ir a una boda no es ir a una merienda o a pasear por la playa. Últimamente observo una clara tendencia a ir a las bodas demasiado informal (hablo de bodas tradicionales, si la boda es informal, perfecto). Vestidos playeros, o demasiado relajados, o demasiado sexys (un toque está fenomenal, pero sin pasarse). La boda es un sacramento si es por la iglesia, y un compromiso legal  importantísimo cuando es por lo civil, por lo que debemos mostrar nuestro respeto en la elección del vestuario.
  • Exceso de espectáculo: Un grupo de música, un DJ, incluso una orquesta o animadoras infantiles, tienen sentido en una boda. Convertir la boda en un cabaret, no. A veces perdemos el norte, hasta mí han llegado ejemplos de bodas con toro mecánico para adultos, zancudos para entretener la comida, etc.  Sé perfectamente que las intenciones que tienen los novios son muy nobles, pero lo importante en una boda es el casamiento en sí, por lo que hay que darle el protagonismo que tiene.
  • Zapatos de novia demasiado sport:  Me parece perfecto optar por zapatos de fiesta “no de novia”, o cambiarse de zapatos cuando empieza el baile. Pero casarse con deportivas (aunque sean Converse) o botas (aunque sean Ugg), no me parece. Incluso si la boda es en la playa, hay sandalias preciosas.  ¿O acaso vas con deportivas si te invitan a un gran evento? Pues en este, ¡tú eres la estrella!

August-UGG-bridal

  • Exceso de color en la novia: El color que ha de predominar en la novia, es el blanco (o sus variantes). Si la novia decide vestirse de fiesta por ser una ceremonia civil, el color que ella elija. Pero lo que no tiene mucho sentido es ir de blanco (vamos, de novia como siempre lo hemos entendido), y añadir mil colores: Que si el ramo rojo, los zapatos violetas, los pendientes azules, y el lazo del vestido verde. Si quieres un detalle de color para romper, que sea  en todos los elementos el mismo, y que no proganice demasiado el look, es decir, si el ramo es llamativo, que el lazo del cinturón sea discreto, por ejemplo.

Recordad siempre que lo que hagáis el día de vuestra boda, tiene que seguir pareciéndoos bien años y años después. Pensad eso cada vez que queráis valorar si seguir o no una moda, y tendréis la respuesta vosotras mismas :)  

¡Feliz semana!

 

4 thoughts on “Aunque esté de moda, no lo quiero en mi boda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>